El número de mexicanos inmigrantes en los Estados Unidos esta creciendo rápidamente. El servicio psicológico sensible culturalmente no son un lujo esporádico que una clínica puede ofrecer a sus clientes, sino una necesidad en lugares donde viven quienes hablan español. Desafortunadamente, el número de terapeutas Latinos y/o hispano parlantes esta por debajo del mínimo necesario y es incluso menor quienes hablan dialectos mexicanos. Incluso si no es tu objetivo o no hablas español, las posibilidades de que un Mexicano (a) inmigrante se cruce en tu camino profesional son considerables. Es esta serie llamada Counseling Mexicans, voy a explorar algunas consideraciones que pueden serte útiles para dar un servicio apropiado culturalmente o para hacer una derivación informada.

El valor que voy explorar por ahora es familismo que se refiere al desarrollo de relaciones estrechas con la familia primaria y secundaria. En su libro: Counseling Latinos and La Familia: A Practical Guide (Aconsejando Latinos y la Familia: Una Guía Practica), los autores sugieren que los Mexicanos inmigrantes valoran la interdependencia versus la independencia y que seriamente consideran la opinión de otros familiares en asuntos muy personales. Con frecuencia, clientes Mexicanos podrían resistirse a explorar problemas familiares en la sesión porque podrían ser visto como una traición a la fidelidad promocionada en el familismo. En la literatura de consejeria, familismo es un concepto descriptivo libre de juicio, sin embargo, el termino puede sonar negativo para algunas escritoras femeninas en países Latinos quienes argumentan que familismo también fomenta el machismo y el marianismo. Esos serán valores que serán examinados en otras entradas.

Algunas expresiones de familismo son: adultos jóvenes (ambos sexos) viviendo en la casa de sus padres hasta que se casan; recién casados viviendo en la casa de unos de sus familiares hasta que pueden pagar su propio lugar; problemas personales resueltos por la familia entera; y finalmente, celebraciones importantes y decisiones que incluyen la presencia y opinión de toda la familia.

Los beneficios emocionales de vivir en forma comunitaria son que la depresión e ideaciones de suicidio son menos propensas a desarrollarse, y los índices de divorcio son considerablemente menor en comparación con sociedades que promueven el individualismo. Recuerdo con nostalgia aquellos días en que vivía en México, cuando tener gripa era el tiempo perfecto para no ir a trabajar e invitar a mis amigos (as) a ver un maratón de películas. Los virus de la gripa no eran nuestra preocupación y la gente no se contagiaba, pero si lo hacían entonces había pretexto para rentar mas películas. Ahora, en los Estados Unidos, si se me ocurre dar señales de gripa, estaré confinada socialmente a mi casa para contestar correo electrónicos y llamadas telefónicas de mis preocupados amigos (as) quienes trabajan en una agenda muy ocupada y no están disponibles para maratones de películas.

Ahora pensemos en una cliente mexicana, la llamare Petra. Si Petra se siente deprimida y le pide a su familia que la dejen sola, ellos se alarmaran y se sentirán desafiados a aliviar su tristeza en vez de dejarla sola. Una creencia común es “estar solo (a) en tiempos difíciles no es bueno –no es bueno para el alma”. Esto puede sonar a como una falta de respeto para ti pero hay resultados positivos acerca de esto. Personas como Petra, puede que no tengan muchas oportunidades para suicidarse y de hecho la familia puede tener ideas divertidas para disminuir los síntomas de depresión. Entonces, en el familismo, las oportunidades para ser antisocial son limitadas porque siempre habrá personas alrededor para hacer la vida mas llevadera … o miserable. Bien, si hasta este punto, no has argumentado en contra de los peligros de los virus de gripa tienes el derecho de argumentar por el lado negativo de vivir en comunidad cuando se trata de enfermedades mentales serias o emociones intensas en los clientes. Si lo hay! Si alguien esta luchando con depresión seria o con intentos de suicidio, hay posibilidades de que la familia este agotada o que presente emociones similares. Es por eso que, si el caso de Petra fuera mas serio o prolongado preguntaría acerca de como los familiares lo están manejando y si necesitan alguna ayuda.

Ahora, imaginemos que Petra habla inglés y viene contigo. No te sorprendas si se le dificulta adoptar a un (a) extraña (a) al nivel íntimo que un proceso de terapia requiere. Quien piensa en ir a un consejero si hay alrededor familiares y amigos (as) dispuestos a platicar y dar compañía? Por supuesto, el concepto de pagar por “platicar con una persona” no tiene sentido. Una vez que te haz ganado la confianza de Petra, ella te podría considerar como parte de la familia en el sentido suelto de la palabra y te hará preguntas personales sin pensar en limites terapéuticos. Si Petra es una anciana, podría darte algún “consejo” a veces, porque en su entender, tu eres más joven no importa cuando certificados tengas. Esto no significa que no te respete sino que se preocupa por ti y no te ve como el doctor “distante” que tiene la autoridad. Finalmente, no te sorprenda si ves a la familia en la sala de espera porque vinieron a traer a Petra o si ella te pide que alguna otra persona entre a su terapia sin un acuerdo previo.

El familismo puede trabajar en tu contra si no le tienes respeto. A veces, la cliente cancelara las sesión porque viene familia o amigos (as) a visitarla o ellos (as) necesitan ayuda extra. Si el abuelo, esta en el hospital, por ejemplo, toda la familia ira a verle, por lo tanto, las sesiones individuales serán menos importantes que la preocupación general del grupo. Cancelaciones también pueden ser porque ellos tienes una Quinceañera o un bautismo o algo similar. Las reuniones familiares son muy importantes. Adicionalmente, si te atreves a desafiar una opinión que iría en contra de alguien con mayor jerarquía en la familia que tu cliente, corres el riesgo de competir por jerarquía y podrías no tener tantos puntos a tu favor. Mi mejor forma de abordar estos casos es ayudar a la persona a crear su propia opinión y dejarle que desafíe al grupo por su cuenta. Después de todo, es parte de mi desapegado rol como terapeuta, no es así?

Otras consideraciones para aliarte con le familismo son:

  • Explica con detalle las reglas de terapia que sean importantes para ti
  • Se conciente de tus gestos y respuestas a frases que incluyen otros miembros de la familia.
  • Toma tiempo para ver todo el panorama antes de diseñar una intervención
  • Explícale que como terapeuta tu ofrecerás algunas herramientas con una perspectiva diferente a la familia y amigos (as) y que esta bien que este en desacuerdo contigo.
  • Deja muy claro que el pensamiento independiente no solo es permitido sino deseado.
  • Clarifica tu obligación como reportador ya que traer ayuda de otras agencias puede ser visto como una traición a tu fidelidad hacia ellos.

Con recordatorios amigables y educación acerca de los limites terapéuticos, la mayoría de los malos entendidos se desvanecerán.

Espero que esto sea de ayuda. Las siguientes entradas serán inspiradas por tus preguntas y anécdotas enviados a: counselingmexicans@yahoo.com o en esta página. Así que, por favor siéntete libre de comunicarte. Espero con ansia la siguiente entrada.

References

Santiago-Rivera, A. L., Arredondo, P., & Gallardo-Cooper, M. (2002) Counseling Latinos and la familia: A practical guide. Thousand Oaks, CA: Sage.

Gil R.M., & Vazquez C.I. (1997). The Maria Paradox. New York, NY: Random House.